Sub-comissário agride com o cigarro electrónico miúdas da Figeira da Foz depois de vapar

- alegadamente elas terão dito ao agente “olhe que isso faz pior que o cigarro”, provocação a que o agente terá reagido com excesso de zelo.

 

Fosse esta a notícia e estaria já em todos os meios de comunicação, com a CM e outras a “perseguir” o agente e as vítimas, espremendo ao máximo todas as gotas de sensacionalismo dos 15 minutos de fama dos personagens.

Mas a notícia é apenas um novo estudo do Dr. Farsalinos, 'Os cigarros electrónicos só geram altos níveis de Aldehídos em condições de “dry-puff”, independentemente dos Watts'

"e ainda por cima não diz mal do cigarro eletrónico, é pá! que chatice, isso não é notícia, isso não dá uma boa manchete! Aquela do Cigarros eletrónicos são 10 vezes mais cancerígenos – in jn.pt”, isso é que foi um bom head-line. “

 

Desde que surgiu à meses atrás o escândalo do Formaldehído, que o Dr. Farsalinos andava a indicar os erros enormes de procedimento nas experiências para medir as emissões de aldeídos e outras substâncias nos trabalhos publicados por vários grupos de investigadores.

Agora, com mais recente estudo do Dr. Farsalinos os resultados e a credibilidade dos estudos anteriores caíram por terra.

A “propaganda” anti vaping, que tem proliferado pelos Mídia de todo o mundo, Portugal incluído, provocando medos infundados e preconceitos em relação ao cigarro electrónico, e ajudando assim a “causa” da indústria tabaqueira e farmaceutica, é um claro exemplo de mau jornalismo, tendencioso, sensacionalista e baseado no “copy-past” !

Duvidam? Vamos ver em quanto meios de comunicação, a quantas manchetes de jornal vai chegar este último estudo!

...................................................

Los E-cigarrillos generan altos niveles de aldehídos solamente en condiciones de “dry puff” (independientemente de los niveles de potencia)

Un nuevo estudio realizado por nuestro equipo ha sido publicado hoy en la revistaAddiction. El estudio evaluó las emisiones de formaldehído, acetaldehído, acetona y acroleína en el aerosol del e-cigarrillo (vapor), distinguiendo las condiciones generadas entre caladas normales y secas.

Este estudio es el resultado de una severa frustración personal al ver la completa falta de comprensión por parte de varios científicos sobre cómo funcionan los cigarrillos electrónicos y la forma en que son utilizados por los consumidores. Seguro que habéis visto informes, acompañados de campañas en los grandes medios, afirmando que los cigarrillos electrónicos generan niveles mucho mayores de aldehídos cancerígenos en comparación con los cigarrillos de tabaco. Siempre hemos respondido que dichos hallazgos fueron el resultado de un sobrecalentamiento grave del dispositivo, que los vapers saben identificar y evitar. Nos hemos referido en varias ocasiones al fenómeno de “dry puff” (calada en seco) como una explicación de estos resultados y por qué no tenían nada que ver con un uso realista de los dispositivos. Los autores de los estudios e informes deberían haber conocido la existencia del fenómeno de dry puff, puesto que ya lo había presentado en detalle en esta publicación en 2013! Sin embargo, es difícil de explicar esto a alguien que tiene un conocimiento limitado sobre cómo funciona un e-cigarrillo. Así, ha llegado el momento de presentar la verdadera evidencia que, como siempre, tiene el impacto más fuerte.

 

En este estudio se utilizaron 2 atomizadores reparables idénticos Kayfun Lite. Deliberadamente preparamos uno con un set up de doble mecha, lo que resultaría en una mayor eficiencia y capacidad de soportar altos niveles de potencia sin generar condiciones de dry puff. El otro, portaba un set up de una sola mecha (sílice en ambos casos), que se esperaba que fuera menos eficaz en el drenaje que el primero. Inicialmente, pedimos a los vapers utilizar ambos atomizadores a diferentes niveles de potencia, para inhalaciones de 4 segundos, y les pedimos que informaran cuando detectaran la generación de inhalaciones secas. Los siete vapers informaron unánimemente de la generación de inhalaciones secas con el atomizador menos eficiente a 9 y 10 Watios, mientras que no hubo dry puff a esos niveles de potencia con el atomizador de doble mecha. A continuación, replicamos las condiciones exactas (caladas de 4 segundos, 30 segundos de intervalo entre caladas) en una máquina de fumar, utilizando una potencia de 6.5W, 7.5W, 9W y 10W.

Los resultados fueron reveladores. Se detectaron niveles mínimos de aldehídos a 6.5 y 7.5 Watios con ambos atomizadores. En 9 y 10 Watios, el atomizador de doble mecha (que podría ser normalmente utilizado a esos niveles de potencia) emitió de nuevo niveles mínimos de aldehídos. Dichos niveles resultaron ser de 30-250 veces menores que en el humo del cigarrillo de tabaco. Por el contrario, el atomizador de una sola mecha (que generó dry puff en esas condiciones) emitió grandes niveles de aldehídos a 9W y 10W, en algunos puntos superiores a los detectados en el humo del cigarrillo convencional.

Los resultados muestran claramente que, por supuesto, cualquiera puede generar tantos aldehídos como desee en un cigarrillo electrónico. Pero hay que abusar del dispositivo y sobrecalentar el líquido a niveles que ningún vaper podría resistir. Los niveles de potencia no están asociados con altas emisiones de aldehído, siempre y cuando los vapers los utilicen en condiciones normales y no en condiciones de dry puff. Obviamente, ninguno quiere vapear en condiciones de dry puff …

El documento estará disponible on line, con acceso gratuito al texto completo durante 1 mes. Les sugiero a todos leerlo; no sólo a los vapers sino también a los científicos que quieren participar en la investigación sobre el e-cigarrillo. En él se explica en gran detalle el fenómeno de dry puff, la ley de Ohm (así se entenderá que los niveles de potencia – watios – y la la duración de la calada en condiciones de dry puff han de ser informados, no el voltaje) y cómo los vapers están usando los cigarrillos electrónicos. Después de este trabajo, no habrá excusa para que cualquier persona informe de resultados que no son relevantes para un uso realista y que podría ser mal interpretado.

Los resultados son tranquilizadores pero, por supuesto, la investigación sobre este tema aún no ha terminado. Hemos probado sólo un atomizador. Tenemos que probar más, y tenemos que entender la consistencia en la detección de dry puff entre un grupo más amplio de vapers, así como los efectos del vapeo subohm, patrones de inhalación directa, etc. Tratamos de evaluar estos patrones y las emisiones de aldehídos resultantes hace unas semanas, pero aún sin éxito. Vamos a intensificar nuestros esfuerzos y vamos a volver a evaluar nuestras metodologías y montaje experimental con el fin de poder examinar este aspecto también.

En cualquier caso, yo y mi equipo estamos contentos y orgullosos de que hemos sido capaces de proporcionar información valiosa y de gran calidad para los vapers, los fumadores, los reguladores y la comunidad de salud pública. Nos gustaría dar las gracias a la revista Adicction por un proceso de revisión por pares vigoroso y constructivo que se tradujo en un paper de alta calidad que satisface los altos estándares de la revista.

La revista Addiction ha publicado un comunicado de prensa acerca de nuestro estudio, que se puede ver a continuación:

Un nuevo estudio desafía las reclamaciones sobre el contenido de aldehído de los cigarrillos electrónicos de tercera generación

En enero de 2015 un informe publicado como una carta para la revista New England Journal of Medicine (NEJM) (1) encontró que un e-cigarrillo de tercera generación (un cigarrillo electrónico con los ajustes de potencia variable) ajustado a la máxima potencia y con tiempos de calada largos, generaba niveles de formaldehído que, si se inhalaban de esta manera a lo largo del día, excederían varias veces los niveles de formaldehído que los fumadores obtienen de cigarrillos convencionales. Medios de todo el mundo informaron de este nuevo peligro para la salud de los cigarrillos electrónicos.

Un nuevo estudio publicado online en la revista científica Addiction echó un vistazo más de cerca a los hallazgos de NEJM en el contexto de las condiciones de uso en la realidad. Llegó a la conclusión de que los cigarrillos electrónicos de tercera generación, de hecho pueden producir altos niveles de aldehídos – pero sólo en condiciones extremas en que los fumadores humanos evitarían debido a los efectos sensoriales desagradables inmediatos.

El estudio de Addiction, dirigido por el cardiólogo Dr. Konstantinos Farsalinos, encontró que era posible conseguir que los cigarrillos electrónicos produjeran altos niveles de aldehídos, pero sólo en lo que se conoce coloquialmente como condiciones de dry puff. Como explica Farsalinos: Nuestros resultados verifican las observaciones anteriores de que es posible que los cigarrillos electrónicos generen altos niveles de aldehídos; sin embargo, esto sólo se observa en condiciones de dry puff, que ofrecen un fuerte sabor desagradable que los vapers detectan y evitan, mediante la reducción de los niveles de potencia y la duración de la calada o aumentando el intervalo entre caladas. Cantidades mínimas de aldehídos se liberan en condiciones normales de vapeo, incluso si se utilizan niveles de alta potencia. En esas condiciones de uso normal, las emisiones de aldehídos son mucho más bajas que en el humo del cigarrillo de tabaco”.

Para inhalar más formaldehído que el producido por un cigarrillo estándar, un Vaper necesitaría deliberada y repetidamente experimentar lo que vaping blog (2) describe como “La temida calada en seco” . Este tipo de caladas producen un sabor horrible, que te puede hacer toser, y también pueden tener el efecto secundario de dejar un sabor horrible del e-líquido en la boca. Una vez que alguien lo experimenta, hace todo lo posible para evitar que suceda de nuevo! “

El profesor Peter Hajek, director de la Unidad de Investigación de la dependencia del tabaco en Barts (The London School of Medicine de Reino Unido), dice sobre el estudio de Addiction: “Estos resultados destacan la importancia de aclarar las condiciones en que se llevan a cabo pruebas de este tipo y evitar afirmaciones radicales que pueden inducir a error al público. Los vapers no están expuestos a niveles peligrosos de aldehídos. Mi lectura de la evidencia es que los cigarrillos electrónicos son al menos un 95% más seguros que fumar. Los fumadores deben ser alentados a cambiar al vapeo “.

(1) Jensen RP, Luo W, Pankow JF, Strongin RM, Peyton DH. Hidden formaldehyde in e-cigarette aerosols. NEJM [Internet].2015 [cited 30 April 2015].372:392-394. doi: 10.1056/NEJMc1413069.

(2) The dreaded dry puff. 20 Feb 2015 [cited 30 April 2015]. In Vaporfi [Internet]. Florida, USA: VaporFi. 2015. [27 lines]. Available from: http://blog.vaporfi.com/the-dreaded-dry-puff/

.......................................................

Fonte: Vaporyciencia 


Compartilhe esta postagem


Deixe um comentário

Observe que os comentários precisam ser aprovados antes de serem publicados